Testimonio de Amparo Ripoll Mateu sobre el EPJ 2017 de Granada

El poder participar en el encuentro ha sido un gran regalo y una gran oportunidad para reflexionar, compartir e ilusionarnos por seguir trabajando en la pastoral juvenil.

DELEGACIÓN PASTORAL JUVENIL / AMPARO RIPOLL MATEU, Hija de la Caridad.- El tema del encuentro me ha parecido muy necesario en el campo de la pastoral juvenil y se han tratado puntos muy importantes con mucha claridad y desde el testimonio y la experiencia de que es posible. En el contexto del tiempo pascual no podían faltar esos discípulos de Emaús que, aun siendo acompañados por Jesús, les costó descubrir su presencia. La dinámica de trabajo ayudó a profundizar en el tema y no resultó nada pesado, ni cargado de información. Yo pude recorrer el camino del acompañamiento: discernimiento vocacional y disfruté mucho de esta andadura. Tanto las experiencias como los testimonios me resultaron interesantes y descubrí el acompañamiento que un matrimonio realiza a parejas que necesitan discernir si tienen vocación de casados y me gustó mucho, muy necesario para vivir el matrimonio como llamada y respuesta al plan de Dios y de vivir el verdadero sentido del sacramento.

La formación por los sacerdotes Operarios, excelente. Presentaron la vocación de una forma muy clara y con alegría, así de como se debe vivir y como se debe desarrollar el acompañamiento espiritual para los jóvenes de hoy.

El grupo de reflexión fue muy interesante. Al final del día después de todo lo aprendido, escuchado, compartido, tuvimos la oportunidad de que los que habíamos recorrido el camino juntos poder expresar lo que sentimos y vivimos del acompañamiento espiritual. Las conclusiones indicaban a que es necesario que los jóvenes de hoy vivan acompañados para poder confrontar su vida y descubrir a que les llama el Señor. Y que para ser buenos acompañantes es muy importante dejarse acompañar y cuidar nuestra vida espiritual. Los jóvenes nos necesitan y debemos estar a su lado para ir guiando el camino. También reflexionamos sobre la necesidad de unificar pastoral juvenil y pastoral vocacional, algunas diócesis contaron la experiencia de cómo están trabajando ya de forma unificada.

Resaltar que en los participantes se veía un gran interés y gran inquietud por la pastoral juvenil. Eran personas con una madurez espiritual y que trabajan de forma comprometida y entregada por la pastoral juvenil. Personas responsables de grupos en sus diócesis que vibran por una pastoral viva.

Agradecer la presencia, el mensaje, el trabajo y el acompañamiento tanto de los obispos responsables como delegados del departamento de pastoral juvenil de la Conferencia Episcopal. También de los voluntarios. Ha sido un encuentro muy bien organizado. El lugar donde se desarrolló reunía las condiciones ideales de acogida para todos los participantes.

Una cosa a tener en cuenta es que la Vigilia de oración se realizó muy tarde, después de un día de trabajo y de un festival, costó entrar en el ambiente de oración. Aunque siempre es sorprendente que en encuentros grandes todos los jóvenes ante la presencia de Jesús, siempre se postran en adoración y el silencio ayuda a contemplar a Cristo.

El compartir y vivir estos días con el resto de miembros de la diócesis también fue una gran riqueza. Me ayudó a conocer y a animarnos en trabajar en nuestra diócesis por y en la pastoral juvenil.

2017-07-11T23:16:57+00:00

About the Author:

Leave A Comment