Daniel y Galo, seminaristas de Zaragoza, nos hablan de su experiencia en Fátima y el Camino de Santiago

Cuatro seminaristas del Seminario Diocesano de Zaragoza participaron de la peregrinación de jóvenes al Santuario portugués de Fátima, del 24 al 26 de julio, y, seguidamente, realizaron el Camino de Santiago a partir del día 27 de julio según la propuesta que proponía Acción Católica General y que reunió a más de 1300 jóvenes provenientes de distintas diócesis españolas. Daniel y Galo nos comparten ahora su experiencia.

Daniel Clemente, propedéutico

Al llegar a Fátima, después de un largo viaje allí estaba, tan sencilla y a la vez tan bella, rodeada de gente de todo el mundo que se ponía ante ella pidiendo y agradeciendo. Algo se estremecía en el corazón al contemplar aquella estampa, en cada ave María veía a la virgen como esa “Madre amorosa” Madre de Dios y madre nuestra… Las catequesis de don Carlos Escribano y el acompañamiento de nuestros sacerdotes Jotabé, Sergio, Julián y Javier me ayudaron a interiorizar  ese mensaje de penitencia y conversión del corazón que se nos propone en el pequeño pueblo portugués.

Fátima causó impresión, hablo en plural, ya que creo firmemente que no fui el único que salió de allí con el corazón “esponjado”. Y esta era la actitud perfecta para dar comienzo al camino de Santiago, en el que nos juntamos con unos 1200 jóvenes de toda España. La oración, la convivencia, la eucaristía, el esfuerzo en el caminar y por supuesto también la fiesta marcaron nuestra peregrinación. Recuerdo con especial cariño al equipo de megafonía que fue acompañándonos durante todas las etapas animándonos y poniendo buena música; así como a los voluntarios que hicieron posible la organización…

Poco a poco nos acercábamos a la tumba del apóstol y entre tanto hubo tiempo para  celebrar el sacramento de la penitencia, dialogar en los grupos de vida con el método del “ver, juzgar, actuar” de la ACG; bailar al son de las guitarras malagueñas y cordobesas…

Y por fin llegó el gran día, las puertas de Santiago estaban a nuestros pies y la emoción nos llenaba al entrar a la plaza del Obradoiro al grito de ¡Aquí están, estos son, los cristianos de Aragón!

Al día siguiente terminamos con la misa del peregrino, botafumeiro incluido,  y el himno a Santiago sonando en la catedral. Junto al incienso subían a Dios nuestras oraciones por España y su juventud para que nuestra caridad y fe sean “firmes y seguras como aquella columna que te entregó la Madre de Jesús”.

Galo Pedro Oria, 3º de teología

Ha sido una gran alegría para mí poder participar este verano en la peregrinación a Fátima y a la tumba del apóstol Santiago con la PJZ, una experiencia genial para crecer en la fe. Dos momentos me han tocado de un modo especial.

El primero sucedió en Fátima. En la explanada de la Capelinha pudimos participar del rezo del rosario con el resto de peregrinos en distintos idiomas. La verdad es que choca ver a tantas personas de edades y culturas diferentes, todos sosteniendo una vela y rezando la misma oración a la Virgen, pidiendo por el mundo entero, por la paz. Me pareció una imagen muy bonita de la Iglesia; así es, un pueblo con un mismo sentir, con esperanza, portando la luz de Cristo. Y yo era una llama más en medio de ese mar de velas.

El otro momento que me impactó fue el mismo camino hacia Santiago. Cada mañana nos despertábamos a las seis de la mañana para empezar pronto a caminar. Siempre caminé junto a alguien, con un amigo. Esto me recordó a los discípulos de Emaús. Los dos caminaban abatidos por la muerte de aquel  en quien creían. Jesús aprovecha la amistad de estos dos discípulos para acercarse a ellos: “Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos” (Lc 24, 15). Así fue el camino. A través de la conversación con unos y con otros, de la amistad, Jesús se ha acercado a mi vida, ha caminado junto a mí. Doy gracias a Dios por todos aquellos que puso a mi lado en estos días de peregrinación.

2017-08-26T13:40:49+00:00

About the Author:

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.